lunes, 8 de julio de 2013

BOMBONES SORPRESA


El pasado fin de semana celebramos en casa un cumpleaños. Mi intención fue la de elaborar "platos broma" pero que estuviesen ricos.

El homenajeado es gaditano y, por tanto, lleva el chiste y la broma en la sangre. Mi guiño para él fue crear una mesa llena de platos que parecían de respostería pero de sabor salado. El resultado gustó mucho, tanto por la presentación como por el sabor. Entre esos platos estaban unas magdalenas saladas, piruletas de queso, mini cupcakes salados y palmeritas dos sabores.

Para la entrada de hoy os dejo unos bombones salados que no dejan indiferente a nadie.Los encontré hace tiempo en el blog de Anita Cocinitas y estaba esperando una oportunidad como esta para hacerlos. Todas las fotos que ví por internet eran de estos bombones presentados tipo "chupa-chups". Pensé en hacerlos diferentes y compré unos minitenedores de plástico negros de los mas "chic". Con los tenedores me fué muy fácil pinchar y bañar de chocolate estos bombones.

Ah!, una última cosa...abstenerse aquellos a los que no les guste el roquefort.


Ingredientes

- Una cuña de queso tipo roquefort (queso azul también vale)
- Un rulo de queso de cabra
- Dos cucharadas de mantequilla
- Una tableta de chocolate de cobertura puro
- Un poco de aceite de oliva
  • Echar en una bol los quesos y la mantequilla.Trabajar hasta que se hayan integrado los tres ingredientes y tengamos una masa uniforme. Meter el bol al frigorífico al menos media hora para que coja cuerpo.
  • Sacar del frigorífico y hacer bolitas con la masa de quesos.Recomiendo no hacerlas grandes, es mucho mejor que el bocado sea pequeño para que no empalague. Un poco más pequeñas que un chupa-chups es el tamaño ideal. Una vez hechas, meter al frigorífico de nuevo para que se endurezcan (con 15 o 20 minutos será suficiente) Os recomiendo que estén separadas unas de otras para que os sea más fácil rebozarlas.Cuando menos se manipulen después, mucho mejor.
  • Mientras se enfrían las bolitas, meter en un cuenco apto para microondas la mitad del chocolate partido en onzas. Ir dándole calor de 20 en 20 segundos.Remover en medio de cada parada para que se unifique el calor hasta conseguir que se derrita. Luego ir echando el resto de las onzas poco a poco hasta derretir toda la tableta. Para mantener el chocolate caliente estaría bien dejar el bol donde lo hemos derretido dentro de otro con agua caliente (cuidado que no llegue el agua al chocolate!) De esta manera tendremos siempre el chocolate perfecto para el baño.
  • Sacar el queso del frigorífico y pincharlo en los tenedores.Pasar la bola por el chocolate hasta que se bañe por completo y dejar enfriar un poco (yo utilicé corcho blanco para pinchar el mango del tenedor) Repetir con todas las bolitas y, una vez que el chocolate no se escurra, poner sobre una fuente untada con un poco de aceite de oliva (os ayudará a que se despeguen luego)
  • Meter de nuevo en el frigorífico hasta el momento de servirlos.
Si lo sacais del frigorífico mucho antes de comerlos, estos bombones perderán el "crujiente" del primer bocado. Están bastante más ricos con el chocolate frío.
Probadlos, que no os arrepentiréis!


2 comentarios:

  1. Que buena pinta silvia!!! Tiene que estar genial igual que todo lo que has publicado!! Cuando lo haga te subiré una fotito!!

    ResponderEliminar
  2. Siii, Laura! Gracias por pasarte or mi cocina, guapa.
    Ya verás que bocado tan sorprendente

    ResponderEliminar