miércoles, 28 de agosto de 2013

YOGUR DE SOJA



Hacer yogur en casa es un placer. Es cómodo, rápido y muy económico. 
La primera vez que vi una yogurtera tenía 8 años.
Mi madre compró la antecesora de la mía (una Moulinex) y nos hacía esos deliciosos yogures naturales azucarados. Hace unos meses me di cuenta de que ya tenía puntos suficientes en la tarjeta de puntos BP (la gasolinera) para conseguir mi yogurtera....y estoy loca de contenta con ella !!

A mis hijos les encanta el sabor y la textura que he conseguido para los yogures "del hombre" ( como mi hija llama a los yogures griegos ) Me ha costado unos cuantos intentos dar con la textura cremosa que nos gusta, pero ya la tengo. Más adelante publicaré esa receta.

Para hoy, os enseño cómo hago los yogures de soja. En principio no tiene ningún misterio. Lo único que hay que hacer es mezclar un yogur con la leche y algo de azúcar, dejarlo reposar en un ambiente templado y...ya está. Esta receta tiene, además, las variantes que he ido probando hasta dar con una textura cremosa pero "durita" y un sabor dulce sin llegar a empalagar.

Ingredientes

- Un litro de leche de soja marca Día ( Tetrabrick verde)
- Un yogur de soja Savia de Danone
- Dos cucharadas bien colmadas de leche desnatada en polvo 
- Una cucharada sopera de fructosa

  • Meclar el yogur y un vaso de leche de soja con la batidora hasta integrarlo.
  • Echar la leche en polvo y la fructosa. Volver a batir todo.
  • Verter el resto de leche de soja y batir todo hasta que no queden grumos. ( Te recomiendo que no utilices una velocidad muy alta de la batidora o se formará espuma que luego tendrás que quitar )
  • Llenar los vasitos de cristal de la yogurtera, cerrar y dejar encendida 13 horas.
  • Una vez que haya pasado ese tiempo, cerrar los vasitos, dejarlos reposar hasta que no estén calientes y meter en el frigorífico




El tiempo que tienes para consumirlos es de unos 10 días. Acuérdate de dejar el último yogur para volver a hacer otra tanda. Este mismo proceso lo podrás repetir hasta 3 veces, es decir, una vez que hagas yogur, puedes utilizar tus propios yogures 2 veces antes de volver a comprar. La calidad y las cualidades probióticas iran perdiéndose con el paso de las "generaciones".

Si no tienes yogurtera no pasa nada. Por internet encontrarás un montón de maneras para poder cuajar los yogures (en el horno, en la olla exprés, en una nevera de playa, en el lavavajillas...)

Yo ya tengo una tanda nueva de yogures esperándome en la nevera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario