viernes, 11 de octubre de 2013

CENA DE HALLOWEEN


Ya sé que es pronto para pensar el menú de la cena de Halloween, pero está bien poder ir planteándonos el asunto con tiempo.


El año pasado invité a la familia por primera vez a la cena de los fantasmas y demás "preciosidades" de la noche de los muertos. Tengo que reconocer que cada vez me gustan más estas tonterías. Me cuesta dar el brazo a torcer porque jamás me imaginé disfrazándome de novia cadáver para recibir a los invitados. Pero, todo llega... A ver, ¿por qué no?...

Para la ocasión decoré la casa con los típicos motivos (murciélagos, momias, telarañas, velas...) En casa había hasta una tumba y un bloque de nichos con sus esquelas y todo. Os enseño un poco cómo quedó. 

Esta fué la decoración de velas que hice. La idea la saqué de internet. No son más que cartullinas cortadas con motivos para la ocasión, pegadas con un trozo de adhesivo a un alambre. Luego rodeas una vela de te con el alambre y buscas el mejor sitio para proyectar la sombra. Quedan geniales! Si buscais por internet seguro que encontrais otras ideas.

 Para ambientar la zona donde ibamos a cenar, colgué del techo telarañas y les puse murciélagos que recorté en cartulina negra.




Para poder camuflar el mueble del salón le pedí a mi cuñado que hiciera unos "nichos" de cartulina negra. Lo cierto es que el resultado fue mucho mejor del que le pedí, ya que añadió epitafios de lo más ingeniosos (la gracia catalana de mi cuñao Manel...)


Estas graciosas momias decoraban pequeños rincones. Están hechas con un globo y papel higiénico (la cabeza) y con alambre, dando la forma, y papel higiénico para hacer el cuerpo. La idea la saqué de internet (no puedo poner ningún enlace porque fué desde google hace un año)


La mesa quedó decorada también. Los colores iban del negro al rojo y del rojo al negro (jijiji). Mandamos a pedir desde Asturias hielo seco, así que no faltó ni la olla de pócimas de las brujas sobre la mesa.



Como el menú era especial, había que ponerle títulos a los platos para que los comensales se divirtieran mientras comían. Le pedí a mi madre que recortara cartulina blanca con forma de tumba para poder poner el rótulo de cada plato. Ella, que es una "niña muy creativa", me hizo estos ingeniosos ataudes rellenos de golosinas.



Como este blog es de cocina, vamos con el menú:
Fantasmas, Ojos de Brujo, Momias, Cementerio Fantasma ,Dedos de Bruja, Cabezas Decapitadas y Tumbas. Sí, todo se comía y todo estaba riquísimo! 

Tan sólo gasté una broma (aunque también se podía comer) que fueron los Sesos de Simio...jajajaja...que risa la cara de mi hermana cuando lo probó. Hice gelatina de fresa, esperé que templara y lo eché en un bol junto con gusanitos (maiz hinflado de paquete) La pinta era asquerosa porque parecían sesos de verdad (y, según Sara, el sabor también lo era...jajaja)


Lo más importante es echar un rato con la familia. Haberles dedicado dos días de cocina ( más los preparativos ), fue un placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario