jueves, 14 de noviembre de 2013

LOCURA TEMPORAL


Acercarme al supermercado Lidl tiene sus pros y sus contras. Entre los productos que consumo normalmente están algunos que sólo se pueden comprar allí (el salmón ahumado sin azúcar añadido a precio razonable, la pechuga de pavo sin azúcares ni almidones, el chocolate 74% a menos de un euro...)

La parte mala de entrar es que no sabes exactamente con qué vas a salir. La zona central de promociones es una auténtica tentación. Allí me he comprado prendas deportivas muy bien de precio y de muy buena calidad (por ejemplo la ropa térmica interior para la moto o las zapatillas de deporte). También he encontrado alguna que otra ganga en pequeños electrodomésticos ( mi super panificadora, por ejemplo, con la que me hago esta maravilla de panes para el desayuno)




De cualquier forma, creo que el mayor problema es llevarte a casa la publicidad con las ofertas de la semana próxima. Cuando te sientas detenidamente y ojeas el folleto, todo te parece útil!!
La semana pasada recogí el folleto de esta semana y ví que podrían muchos artículos de repostería a la venta. Moldes de silicona para hornear, para bombones, bases de silicona para el horno, decenas de productos para adornar y elaborar repostería (toppings para dulces, masas preparadas, glasas y chocolates de cobertura listos para usar...) y, entre ellos, la famosa amasadora/batidora Silvercrest.

Llevo un par de semanas antojada por una de este tipo, pero las que hay normalmente en el mercado me parecen demasiado caras para el uso que creo que le voy a dar. Justamente ayer me planteaba la opción de comprarme una mientras batía las masas de mis últimas elaboraciones para los cumples que celebraremos el domingo ( Red Velvet Cupcakes y un bizcocho de "superchocolate" para mis cake pops) No usé la Thermomix porque varios comentarios en foros la desaconsejaban para este tipo de masas "húmedas" en las que hay que ir echando alternativamente los ingredientes, así que me armé de valor y me puse, batidora manual en mano, a mezclar a la antigua usanza. La verdad?.  . .es bastante cansado. (las recetas de estas dos elaboraciones las subiré un poco más adelante)

El "top" de estas máquinas se lo lleva la KitchenAid. Una super potente amasadora para bolsillos igualmente potentorros (no baja de 400€) Los ojos me hacen chirivitas cuando la veo por internet (nunca la he visto en vivo) También está la no menos potente y asequible Bomann km 370 (¿¿kilómetro 370??) que no sobrepasa los 140€.

Pues eso, que en medio del "calentón" de la amasadora, me sacan en Lidl la oferta de la Silvercrest. Y yo me digo..."para probar no está mal!" Llegué a las 9.05 a la tienda en previsión de las noticias que corren por los foros de cocina (que vuelan estos productos estrella, que si no estás cuando abren la tienda ya no coges una, etc...) El caso es que la zona de aparcamiento estaba de bote en bote,así que aligeré el paso temiéndome que ya no encontraría ninguna maquinita. Entré como un rallo a la zona central y me cogí una de las TRES que quedaban (maaaadre mía). Justo detrás mía vino un trabajador de la tienda que se llevó las otras dos para dejarlas apartadas para alguien conocido (esto no me parece bien, la verdad)

En resumidas cuentas, mi paso de 10 minutos por la tienda Lidl hoy ha hecho que me gaste 64 euros y me lleve toooodo lo que habeis visto en la foto. De lo que estoy más contenta es de haber conseguido la amasadora, el libro de Cake Pops y el cacao ( a 1.50 euros, que ayer tuve que comprar el cacao Valor en polvo y pagué 3 eurazos en Mercadona)


Pues eso, que un momento de locura transitoria lo tiene cualquiera, o no?

1 comentario:

  1. Que peligro tenemos en estas tiendas,nos llevariamos de todo

    ResponderEliminar