jueves, 6 de marzo de 2014

GALLETAS INTEGRALES DE ESPELTA


La espelta es un grano de la familia del trigo. Tiene mayor aporte de nutrientes y su cáscara es más dura que la del trigo. Esto hace que tenga menos gluten y, por lo tanto, que sea menos alergénico. De todas formas tiene gluten, asi que no debe ser utilizado en la cocina para celíacos.

Mi interés por la espelta empezó cuando descubrí que su índice glucémico era menor que el del trigo y que aportaba mejores nutrientes y proteínas. Esto quiere decir que aporta azúcares lentos al organismo, tardando más en convertirse en grasa. He empezado a utilizarlo tambien en grano en aquellas recetas de arroz, sustituyéndolo.

Para comer saludablemente nunca es tarde. Si te apetece probar estas galletas no puedes poner la excusa de no tener ningún robot de cocina porque sólo  necesitarás dos boles medianos y un tenedor!

La idea básica de esta receta es del blog Directo al Paladar añadiendo diferentes ingredientes según apetencia (nueces, pasas moscatel, chocolate...)

Ingredientes

.- 125 ml de aceite de girasol
.- 80 ml de sirope de agave (o igual cantidad de sirope de arroz o fructosa)
.- 80 ml de leche vegetal (en esta ocasión utilicé de arroz y almendras)
.- 250 g de harina de espelta integral
.- 45 g de copos de avena
.- 50 g de almendra en polvo
.- 60 g de pasas de moscatel/ 30gr de chocolate desgrasado tipo Valor 0%  (o lo que decidas añadir)
.- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
.- 1 pellizco de sal

  • Precalentar el horno a 180º arriba y abajo.
  • En un bol echar el aceite, la leche y el sirope (en caso de usarlo). Batir bien para integrar y dejar reposar. Mientras, hacemos la mezcla de ingredientes sólidos.
  • En otro bol mezclar la harina, los copos de avena, la fructosa (en caso de usarla), el polvo de almendras, el ingrediente elegido para enriquecer, el bicarbonato y la sal. Remover muy bien para repartir los ingredientes.
  • Echar la mezcla líquida sobre la harina y remover con un tenedor hasta que esté bien integrado. La masa resultante es bastante húmeda.
  • Poner papel antiadherente en una bandeja del horno e ir echando bolas iguales de masa (para esto yo usé dos cucharitas)
  • Dar forma con las manos y aplastar cada "pegote" de masa. Debe haber separación entre una galleta y otra porque en el horneado crecerán.
  • Meter a media altura y sacar después de 18/20 minutos o hasta que las galletas empiecen a dorarse.
  • Una vez templadas, pasarlas a una rejilla para que enfríen del todo.

Estas galletas son ideales para el desayuno. No son muy dulces, así que si te gustan más subidas de dulzor prueba la masa antes de ponerla en la bandeja. A mi me encantan así, pero para gustos los colores, ¿verdad?




No hay comentarios:

Publicar un comentario