jueves, 20 de marzo de 2014

GHEE ( PASO A PASO )


Hace casi dos meses que publiqué la receta del Ghee. Como no lo había probado antes, no me atrevía a decir mucho más sobre sus propiedades. Ahora sí tengo datos para decir que ha sido un antes y un después en mi vida.

Ya os hablé de las características de este ingrediente básico y milenario en la cultura Ayurvédica. Lo he estado tomando untado en el pan y utilizado como aceite en algunas recetas (por ejemplo, en el arroz blanco de guarnición, derritiéndolo un poco por encima de arroz)
Sin embargo, no quiero hablaros ahora de cómo ayuda a la digestión sino de sus propiedades en el uso tópico. Entre las muchas propiedades del Ghee están la de regenerar e hidratar profundamente. Lo he estado usando como "crema" facial durante un mes y sólo puedo decir que los resultados son espectaculares: piel hiperhidratada todo el día con una sola aplicación, disminución de las arrugas, luminosidad increible....
En mi trabajo ya son varias las que se han pasado al Ghee como tratamiento facial. Sólo me queda darle una muestra a mi amiga María ( del blog Porporaporpita ) para que haga una prueba empírica, porque no termina de creérselo. Ella está especializada en probar diferentes productos de cosmética y muchas otras cosas muy interesantes. Os recomiendo visitar su blog para aprender un montón sobre cosmética.

Por otro lado, también he usado el Ghee como hidratante de manos. Padezco sequedad en los meses fríos del año, se me resecan los nudillos, se me abren las puntas de los dedos...en fin, un desatre. Con el Ghee mis manos sufren menos las inclemencias del frío y , además, me repara las heriditas mucho más rápido que cualquier crema específica.

Debido a las preguntas de mucha gente sobre cómo se hace el Ghee, he preparado este paso a paso para que podais hacerlo vosotras mismas sin ninguna duda. Seguro que pensais que no estoy bien de la cabeza, que cómo me va a producir esos beneficios una "mantequilla".... Yo sólo os invito a que lo probeis y me conteis después los resultados.

PASO A PASO


Derretir uno o dos bloques de mantequilla SIN SAL a temperatura baja/medio-baja



Cuando se haya derretido empezareis a ver que empieza un burbujeo lento desde el fondo. La espuma que se crea son los sólidos lácteos. No remuevas ni hagas nada todavía.
 


Cuando la espuma sea más consistente y cubra casi toda la superficie, la vamos quitando con la ayuda de una cuchara.Este proceso puede durar de 30 a 40 minutos.



Vamos sacando con paciencia los restos lácticos



Seguimos clarificando nuestro Ghee hasta que apenas suba espuma. Si os fijais bien, en el fondo del recipiente se van quedando restos de mantequilla un poco más sólidos. Esos son restos de la proteína láctica.No los removais.


Una vez espumada por completo, hay que dejarla a fuego suave hasta que los restos del fondo vayan tomando un color tostado ( sin que lleguen a quemarse, claro )La mantequilla se habrá quedado muy transparente. Lo que nos queda es solo la grasa butídica, ya no queda nada proteína láctica.


Una vez llegado a este punto, vertemos en un frasco de cristal el Ghee (o no, si eres manitas y puedes verterlo en un frasco sin que caigan restos sólidos)



Y eso es todo. Te recuerdo que no es necesario meterlo en el frigorífico porque esta "mantequilla" nunca enrancia. Al dejarla en el exterior, se solidificará o se mantendrá líquida (depende de la temperatura ambiente ) pero su aspecto no cambiará las propiedades del Ghee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario