domingo, 27 de septiembre de 2015

DE TAPAS POR JEREZ


 

Me encanta salir de tapas, como a todo el mundo... supongo. Me da igual el sitio. Mientras no haya mucha fritanga de por medio me doy por satisfecha ( a no ser que hablemos del freidor de la calle arcos El Gallego, donde no me canso de comer pescaito frito).

A veces tocan montaditos, otras veces tapas frías, y alguna que otra vez tapas de diseño o más elaboradas.
Para estas ocasiones cambio el Tío Pepe por algún tinto que recomiende la casa. Sobre todo en estas fechas me gusta más el tinto a su temperatura, frío mejor no.

Hace unos días descubrí un sitio con encanto medio escondido: Los Hermanos Grimaldi en Jerez.
El local es muy espacioso, sobre todo ahora que han abierto una nueva zona de mesas, y esta decorado con mucha clase. Fotografías de autor y techos altos hacen que de gusto pasar horas allí.
Pedí un par de tapas deliciosas: un tartar de salmón ahumado con queso fresco y carne de membrillo y un paté de atún.
Fueron todo un acierto. Dos tapas frías que quitaban el gusanillo de media mañana pero dejaban hueco suficiente para la comida de después.













El acompañamiento perfecto lo hizo el vino. Un tinto llamado Tarima que nos sirvieron más bien frío y que me hizo callar en cuanto a la temperatura idónea del vino tinto. Estaba delicioso y maridaba de lujo los platos de la mesa.














Me quedé con las ganas de probar el resto de la carta pero, claro... Ir de tapas es ir de tapas!  Así tengo la excusa perfecta para acercarme en más de una ocasión y hacerme cliente asidua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario