sábado, 4 de junio de 2016

TALLER DE SMOOTHIES



¿Habéis ido alguna vez a un taller de Ikea Family? Este fin de semana tocaba quedarnos en casa solos los niños y yo. Todo hubiese sido igual que otros fines de semana de no ser por un mail que recibí hace unos días. No suelo echar mucha cuenta a los correos comerciales, pero este de Ikea me llamó la atención.

Me proponían un plan diferente para este sábado. Habían organizado un montón de talleres a diferentes horas en la tienda de mi ciudad (Jerez) Me pareció buena idea compartir la mañana del sábado con los niños en la zona de restaurante con esta propuesta saludable de Ikea "Taller de Smoothies"
Lo impartía el Chef del restaurante de la tienda, Fernando, un joven super majo con ganas de hacernos llegar su pasión por la cocina. Habían colocado una zona showcooking en el comedor del restaurante. Nada más llegar nos tomaron nota de las reservas confirmadas y nos sentaron alrededor el Chef.


El ambiente fue de lo más familiar y agradable. La idea que nos querían transmitir era la del consumo de productos naturales, saludables y ricos para toda la familia. Para hacer los tres smoothies salimos tres voluntarios del público. Cada uno de nosotros "cocinó" uno diferente: uno ácido, otro dulce y otro "insólito"



El primero fue uno de piña natural. Para un litro de batido usamos una piña pelada y cortada en dados, 300ml de leche semidesnatada y 3 cucharadas soperas de azúcar. Lo mezclamos todo en el vaso de la batidora. Una vez batido rellenamos el vaso con hielo picado hasta que sobresalía del líquido. Lo volvimos a batir hasta que dejó de hacer el ruido de molido de hielo. El resultado fue un refrescante batido dulce de piña.


La segunda propuesta fue un smoothie de melón cantalupo. Las cantidades fueron exactamente iguales excepto el azúcar, que al utilizar una fruta dulce, no le echamos.


Esta propuesta gustó menos. El regustillo final del melón cantalupo no terminó de convencer. Yo creo que con unas cucharadas de leche condensada este regustillo se hubiese neutralizado. De cualquier forma, también me pareció cremoso y riquísimo.

Para el smoothie "insólito" nos propusieron utilizar una fruta que, a priori, pensábamos que no iba a casar muy bien con la leche: la sandía. Nos quedamos de piedra al degustar este batido de sandía. Era poco cremoso, bastante más líquido que los anteriores, pero el sabor intenso a sandía nos sorprendió a todos. Para hacer este batido me ofrecí de voluntaria. Las cantidades fueron más o menos las mismas (medio vaso de la fruta elegida, cubrir con la leche y tres cucharadas de azúcar). Para este batido que usaba una fruta tan líquida no le pusimos tanto hielo picado.



Ya sabéis que en este blog he colgado alguna receta de smoothie. Me parecen una delicia para esta época cálida del año. Son una propuesta de merienda muy sana. Os invito a recordar este delicioso y refrescante Smoothie de frutas del bosque

Espero que aprendais a disfrutar de estos refrescos saludables. Pedid a vuestros hijos que colaboren para hacerlos. Al fin y al cabo no hay un plato más delicioso que el que uno mismo prepara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario