martes, 30 de agosto de 2016

CURSO DE ARROCES



Nunca había asistido a un curso de cocina en una escuela profesional. Es una experiencia increíble que cualquier aficionado debería probar alguna vez.

Este verano fuimos de escapada a Sevilla (sí, ya lo sé...Sevilla, calor...) Para ese fin de semana nos propusimos hacer algo diferente, algo para compartir fuera de lo típico. Él me invitó a pasar la mañana del sábado visitando la catedral y la Alcazaba con un guía (aunque parezca mentira, he vivido 12 años en Sevilla y nunca lo había hecho) y yo le invité a hacer un curso de cocina con la temática "Arroces". Los dos disfrutamos de la cocina, así que fue un plan perfecto para terminar nuestro fin de semana especial.




La escuela se llama CookStorming. Es un pequeño local lleno de fogones, frigoríficos, ingredientes y una mesa central donde se trabaja. La profesora era una joven cocinera amante de las cacerolas llamada Elena. Fue muy paciente y nos transmitió su pasión por la cocina. En el curso éramos cuatro parejas, cada una con su especial idiosincracia. La verdad es que lo pasamos genial durante las 3 horas largas que duró el curso.






Para la ocasión, preparamos tres tipos de arroces: con conejo y setas (arroz tipo meloso), con garbanzos y bacalao (arroz al horno) y un arroz negro (arroz seco). La preparación de los ingredientes lo hicimos entre todos. Cada uno tenía una misión: pelar y cortar verduras, pelar langostinos, pesar los arroces, hacer los fumets (o fondos)...




Una vez todo preparado empezamos con las elaboraciones en sí. Nosotros nos dedicamos en cuerpo y alma al arroz con conejo y setas. Elena nos iba indicando cómo teníamos que hacerlo, así que resultó muy fácil cocinar un plato tan delicioso.














Lo mejor del curso fue poder compartir con mi pareja esos momentos tan especiales, conocer a gente tan "apañá" como la que coincidió con nosotros en el curso y... por supuesto, probar los manjares que habíamos cocinado entre todos.









Así quedo el arroz de conejo y setas.



Este fue el arroz al horno de garbanzos y bacalao.


Estas dos paellas fue como quedó el arroz negro.

Una experiencia que esperamos poder repetir y que recomiendo totalmente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario